Por Ignacio Hernández Meneses

 

La venta de plazas en el Ayuntamiento de Acapulco están al mejor postor, hasta en 100 mil pesos y están quedando en manos de directores lo cual es ilegal, denunció Rosa María Aguilar Miranda, presidenta de Coalición de Redes de Mujeres por el Desarrollo.

“En esta administración se han venido dando una serie de malos manejos y desgraciadamente se han prestado los secretarios generales de todas las secciones sindicales, como es el caso de Ema Reyes, líder sindical de la Sección 56 donde por órdenes de ella, le quitaron la base a mi hijo que tiene 11 años de antigüedad trabajando en el Ayuntamiento, pero lo más graves que se asignan a otros por encima de la ley”, sostuvo.

“¿Qué méritos tiene por ejemplo, el director de Alumbrado Público, Román Salazar que ahorita ya lo sindicalizaron precisamente en la Sección 56, y apenas entró y la ley le impide”, sostuvo la aguerrida gestora social luego se señala también al ex director municipal de Salud, Eger Gálvez, y toda su familia.

Indicó que debe investigarse a fondo este caso que indignó a la base trabajadora en todas las secciones sindicales, “tal es el caso de Ema Torres que presuntamente cobra a 100 mil pesos por plaza, mismas que están acaparando los funcionarios para dárselas a sus familiares”.

La ex directora municipal de Panteones en este gobierno, Rosa María Aguilar, explicó que los líderes basificaron en paquete con todo cinismo porque en ningún caso cumplieron con  la ley, ya que no se puede dar base a personal que no tengan antigüedad ni a los trabajadores de confianza.

La jurista espera que la presidenta municipal ya en funciones, inicie una investigación y en su caso, las instancias correspondientes procedan a sancionar “este acto violatorio a la Ley Federal del Trabajo”.

Indicó que hay la esperanza en el cambio anunciado y que se haga justicia para reordenar el Ayuntamiento.

COMPARTIR