Por Eduardo Flores Salado

La presidenta electa de Acapulco, Adela Román Ocampo acudió a la colocación del Palio Arzobispal al obispo del municipio Leopoldo González González de las manos del Nuncio apostólico, Francos Coppola.

A la misa la alcaldesa electa llegó con lentes oscuros –que no se quitó en toda la celebración-  ataviada con vestido guinda, medias y zapatos cerrados, además de un peinado y maquillaje de salón.

Al finalizar la misa se le preguntó por el Tianguis Turístico, a lo que contestó “yo quisiera que se quedara siempre en Acapulco, que ha sido el anhelo de los turisteros en Acapulco, habría que ver cuál es la decisión del gobierno de la república”.

Mientras que sobre la posible cancelación del Cristo del cerro del Encinal, Adela Román Ocampo, dijo que una vez que llegue a la administración municipal va analizar el proyecto así como los estudios técnicos de la tierra para ver sí está causando problemas.

“Tenemos que ser muy respetuosos de la naturaleza precisamente por abusar de ellas se han presentado tragedias somos una de las ciudades más vulnerables del país”, comentó la próxima presidenta del puerto.

Sobre la jornada violenta del pasado lunes, Román Ocampo dijo que la administración entrante que ella encabezará tendrá que tener una coordinación estrecha con el gobierno federal y estatal.

“Andrés (Manuel López Obrador) ha sido muy claro cómo prevenir el delito, cómo combatir el delito es darle trabajo a la sociedad, es darle no nada más la esperanza sino la realidad que van a cambiar”, expresó.

Por último dijo que está segura que será con la cultura y el deporte que las cosas en materia de seguridad pueden ir cambiando, además de de colocar a la persona indicada en la seguridad pública.

COMPARTIR