David Abarca

 

Lo he venido diciendo en reiteradas ocasiones, si Acapulco quiere seguir siendo competitivo, vanguardista, y seguir dentro del mercado turístico, tiene que mejorar el pobre producto turístico que tiene actualmente y que es el que está ofreciendo a este turismo que está llegando hoy en día.

Lo  he dicho y lo vuelvo a decir, mientras  no planeemos y ejecutemos entre todos los sectores involucrados una buena estrategia para limpiar y mejorar la imagen negativa con respecto a la violencia , la  falta de seguridad, la mala imagen de pobreza y abandono que luce en estos momentos este destino de playa.

La erradicación o la reubicación por completo de los vendedores ambulantes de banquetas, calles y avenidas pero sobre todo de los lugares iconos de Acapulco como son el Zócalo  y La Quebrada, seguiremos dando la imagen de una ciudad con playa donde las leyes no se aplican en donde cualquier individuo puede venir a hacer todo lo que le venga en gana al fin que las leyes aquí son  como que no existieran, son letra muerta, no se aplican como deben ser ejercidas, son ejecutadas únicamente a su propia conveniencia, y así nunca se podrá avanzar y volver a hacer un lugar turístico y de esparcimiento obligado a visitar.

Lo he dicho y lo vuelvo a decir que mientras no renovemos el producto turístico tan desgastado que vendemos en la actualidad que es únicamente sol, mar y arena seguiremos estando en los últimos lugares de la preferencia hasta del turista de bajo poder adquisitivo como el que está llegando.

Necesitamos darle  a Acapulco ese valor agregado, nuevos atractivos turísticos, y pongo tres ejemplos, primero construir un museo marino, no es posible que teniendo estas riquezas acuáticas no las podamos exhibir  en un verdadero museo digno de Acapulco.

Segundo, otro lugar de esparcimiento familiar olvidado por las autoridades  es el famoso PARQUE PAPAGAYO, da vergüenza y tristeza verlo en las condiciones en las que se encuentra, ¿Por qué no se le da un cambio y convertirlo en un parque temático exhibiendo el folklore, la gastronomía, la cultura, sus trajes y danzas típicas, y su artesanía, mostrando todas las riquezas que las 7 regiones  de nuestro estado ofrece?.

Y tercero la creación de nuestro museo arqueológico en Acapulco tenemos conocimiento de la existencia de cientos de piezas arqueológicas guardadas que podrían ser exhibidas al público aprovechemos todas las oportunidades que tenemos al alcance de la mano Tenemos que cambiar, innovar si queremos seguir siendo competitivos y si queremos que el turismo internacional regrese.

Debemos aprovechar este maridaje político que existe entre Astudillo y Adela para sacar el mayor provecho posible y lograr un cambio real y positivo en la imagen turística de Acapulco, necesitamos volver a retomar el liderazgo turístico que hace tiempo tuvimos…

HASTA LA PROXIMA… SI DIOS LO PERMITE.

COMPARTIR