Por David Guzmán

Lo que faltaba, la recién rescatada playa Manzanillo ya empieza a ser invadida por la basura y comerciantes ambulantes, que ya colocan sus sillas y mesas para rentarlas y cobrarlas como si fueran de oro, ya empezaron “chanderas” .

A pesar de que apenas colocaron botes, algunas personas tiran sus desechos al mar; no hay baños y más allá de derecho al trabajo, los comerciantes ambulantes ya empiezan hacer acto de presencia.

También, a un mes de recién reinaugurado parque “Ernesto García Moraga”, siguen sin ser reparados los juegos infantiles que se descompusieron sin que la empresa que los vendió se haga cargo.

También es preocupante que algunos concesionarios que ofertan pescados y mariscos invadan parte del parque para colocar sillas y mesas para anchar sus restaurantes, ocasionando daños al centro recreativo y al mobiliario urbano.

Con una inversión de 80 millones de pesos, el Paseo del Pescador y playa Manzanillo tienen otra imagen. La playa fue recuperada porque prácticamente era un cementerio de embarcaciones.

Aquí fueron recolectados 650 toneladas de desechos sólidos, se solucionó el colapso del drenaje y se introdujo agua potable, además de que se colocaron sillas y 400 lámparas con tecnología de punta.

Este es pues el panorama que se vive en esta parte del Acapulco Tradicional

COMPARTIR