Por Enrique Silva M.

Cuando se pensaba que no volverían los debates en torno al asunto de la autopista del Sol, sus altas tarifas y el mal estado en que se encuentra en muchos tramos y que por el contrario la situación mejoraría con el nuevo gobierno, por sorpresa nos tomó saber que lejos de ello se recibió de golpe y porrazo un aumento en el costo del peaje el pasado primero de febrero.

Precisamente al inicio de un puente vacacional, que si bien es cierto son unos cuántos pesos, esos mismos pesos o centavos que le vinieron aumentando administraciones pasadas a nadie agradaron, hoy no tendría por qué  ser diferente ni habría por que aplaudir tal decisión.

 

El debate por supuesto que no debe ser en torno a que si es caro o no lo que se paga por circular en tan importante autopista, el debate es, debe ser y siempre debió haber sido en torno al costo-beneficio, que si pagas por algo lo justifique, siendo honestos el costo no tendría por qué parecernos tan alto si estamos hablando que es una vía que traslada del centro de la república a uno de los centros vacacionales más importantes del país como lo es Acapulco.

La discusión entendible es en torno a las condiciones en que se encuentra la carretera, los sanitarios junto a las casetas, los constantes deslaves, baches, falta de señalización y agreguémosle hasta inseguridad y que aún cuando en temporadas vacacionales se anuncian grandes operativos de seguridad, generalmente quedan en el anuncio y en el banderazo inicial, es muy raro ver auxilio vial o teléfonos de emergencia que funcionen, no digamos tomas de agua o miradores en buen estado… entonces es cuando se enciende el enojo de los usuarios por lo que se paga y no se justifica.

Si el estado de operación y servicio en la autopista del Sol fueran óptimos, seguro que nadie se molestaría por pagar lo que se paga.

Los gobiernos del color que sean se enfrentan a la cruda realidad que administrar un país y hacer que alcancen los recursos no es nada fácil y acaban por subirle al costo de lo cobrable aún a pesar de que no sea una medida popular.

Sin embargo como el que recién inicia tiene la oportunidad de marcar diferencia y mejorar en éste caso las condiciones de la carretera más importante para Guerrero por lo que representa para su economía la actividad turística o hacer que nos siga pareciendo caro un servicio por lo deficiente como está hoy… ¿no creé usted?

COMPARTIR