Por Enrique Silva

El acuerdo al que se llegó con el vecino país del norte en realidad no otorga ningún beneficio aparente a nuestro país, de hecho prácticamente nos obliga a cumplir caprichos del Presidente vecino, orilla a que la nueva Guardia Nacional se convierta en Guardia fronteriza del sur del país para frenar el flujo desmedido de migrantes que día con día se introducen al país sin mayor obstáculo por parte de las autoridades y lo que obtuvimos a cambio es que no nos apliquen de momento nuevos impuestos a productos mexicanos que lleguen a la Unión americana.

 

Señalaba que aparentemente no obtuvimos beneficio alguno pero creo que sí, obtuvimos que finalmente -a punta de amenazas- el gobierno federal actual haga lo que sus antecesores nada más no quisieron hacer que es poner orden al flujo incontrolado de migrantes, que se pongan reglas que se deben respetar para estar o pasar por nuestro país y seguramente acelerar que se generen condiciones para que nuestros paisanos ya no tengan la necesidad de ir de aquel lado ante la falta de oportunidades de éste.

 

Las bravatas del vecino no recibieron respuesta en el mismo tono que él emplea y continúa empleando, se aplicó la política y se acabó aceptando la obligación desatendida desde siempre, lo cual sin duda tendrá también reacciones que deben ser encauzadas por la vía positiva sin caer en la provocación que diariamente efectúa el vecino.

 

Uno de los mayores problemas que enfrenta nuestro país es la inseguridad y sin duda a ello han contribuido también extranjeros que de manera ilegal están avecindados, desde las famosas pandillas que han atraído y enrolado en sus filas a mexicanos como ahora grupos delictivos que actúan como delincuencia organizada cometiendo ilícitos de todo tipo hasta fraudes y extorsiones a gran escala, el poner un alto o cuando menos una regulación a los extranjeros que se queden en nuestro país forzosamente pondrá un alto a tanta irregularidad que se venía tolerando y que tenía muy graves consecuencias.

 

De momento se ha parado una intención de afectarnos con impuestos, pero debemos recordar que el tema migratorio siempre ha sido tema prioritario para el Presidente vecino y lo seguirá siendo si se vuelve a descuidar, de hacerlo sin duda vendrá una nueva amenaza que tal vez aterrice sin avisarlo tanto y las consecuencias puedan ser terribles, pero lo que también hay que destacar es que se mantuvo cabeza fría y se tuvo que ceder en algo que debió ser atendido desde hace mucho, lo cual insisto, será positivo para México.

alvolantetv6@hotmail.com

 

COMPARTIR